Tu marca como lo que es.

ILOVEMEEl mundo del mercadeo está lleno de grandes “éxitos” publicitarios, videos que dan la vuelta al mundo en menos de un día, pero que al evaluar el efecto en las ventas se quedan cortos. Seguramente has notado que existe publicidad que te encanta, que recuerdas y compartes con tus amigos, pero que en realidad nunca logró que compraras el producto que promociona.

El objetivo de la publicidad no es solamente que las personas comenten sobre una marca y que se rían con la campaña. El objetivo al final es generar ventas, que las personas busquen el producto o servicio y lo recomienden. Pero muchas veces los publicistas y mercadólogos, buscando lograr la tan anhelada viralidad, olvidan este objetivo y pierden una gran oportunidad de hacer crecer la marca.

Para que un contenido se propague viralmente, no necesita ser verdaderamente valioso, seguramente son pocos los artículos científicos que superan en presencia en la red a las imágenes más triviales y grotescas.

Resulta que el mismo principio es aplicable, cuando se habla de marca personal. Posiblemente muchas personas le dan “Me gusta” a eso que publicaste, por ejemplo a la foto de la borrachera del fin de semana y tienes decenas de comentarios. Te hará muy feliz saber que eres visible en la red, que tus amigos se divierten con lo que publicas pero, ¿qué tanto crees que creció tu marca personal con eso?

Recuerda que tu trabajo y el servicio que prestas tiene un mercado y muy seguramente se conecta con un grupo específico, del acceso y tipo de información que publiques en las redes sociales, depende que sea claro para tus clientes que eres el indicado. No es necesario que abandones tu esencia, simplemente resalta tus fortalezas y deja claros tus enfoques.

Ser dueño de una marca personal sólida va más allá de las estadísticas que generas. El valor de tu marca se define por la calidad del trabajo que realizas. Y el manejo correcto de las redes sociales es sólo el medio por el que compartes con el mundo tus aportes como profesional.

Anuncios

Habilidades comunicativas para el trabajo

Comunicación en el TrabajoLos jóvenes profesionales, principalmente recién egresados de Universidad, en la mayoría de los casos, no están preparados para afrontar ambientes laborales. Cada vez más, se ven egresados universitarios con excelentes conocimientos técnicos en su profesión, que se encuentran en una situación complicada porque no saben cómo abordar los casos del día a día en el trabajo.

El día a día conlleva problemas, mal entendidos, disgustos con compañeros de trabajo, víctimas de acoso laboral. Sin embargo, estas situaciones presentan inagotables oportunidades de mejora. Muchos profesionales observan su entorno y se dan cuenta que hay fallas en algunos procesos; que otros, se hacen mal. A pesar de esto, muchos de estos empleados no hablan porque se sienten inseguros o no saben cómo hablar sin afectar negativamente el clima de la organización, es decir, propendiendo mejorarlo.

Usualmente en la Universidad forman muy bien a los profesionales en las áreas técnicas, en la formación de las llamadas “hard skills”. Pero dejan de lado, en gran parte, el fortalecimiento de las habilidades comunicativas, y en general de las llamadas “soft skills”.

Hay un sinnúmero de empresas que dan formación a sus empleados en comunicación verbal y no verbal, redacción, cultura, marca personal, creatividad e innovación, servicio al cliente, trabajo en equipo, y en general en “soft skills”. Aquellas organizaciones que no lo hacen tienen mayores debilidades en su capital humano y en su clima organizacional, lo que se ve reflejado en una baja productividad. Más allá de esto, son los profesionales los que deben, independientemente, formarse en habilidades blandas, en especial, en habilidades comunicativas, dado que estas son las que marcarán la diferencia entre un profesional técnico y una profesional íntegro, es decir, idóneo para el trabajo en un ambiente laboral.