‘No me dejes metido’ y la Marca Personal

¿Qué tiene que ver la Marca Personal con la atención que les das a las personas? Hay que resaltar el servicio al cliente como una virtud del profesional y por ende de la persona.

Los que a diario nos vemos en la actividad de contactar personas, para contarles acerca de lo que hacemos, nos arriesgamos a encontrarnos con personas que tienen un mal servicio al cliente inverso. Abunda el ausentismo, los desplantes y las frases como: “estoy muy ocupado”, “más tarde lo reviso”, “ahora lo miro y te cuento” o “yo te devuelvo la llamada”. Personas que nos buscan cuando necesitan que les hagamos un favor. Hay ocasiones en las que la lógica de la amistad y de las relaciones interpersonales se ajustan perfectamente con las relaciones profesionales, puesto que la amistad es un valor que se construye con desinterés y asimismo como dice Carlos Bravo: “también en los negocios hay que recordar que uno siempre se va a volver a encontrar una segunda vez en la vida”.

¿Ahora ven todo lo que tiene que ver la Marca Personal que dejamos y la reputación que tenemos en un gremio dado? Muchos dirán que el marketing no va con ellos. No se dan cuenta que aquel que no considera el marketing dentro de su trabajo y su vida en general, deja de tener en cuenta muchos aspectos importantes, como lo es el servicio, que se deben trabajar constantemente y con juicio, pues solo el tiempo dirá realmente quien tiene una buena reputación o no.

Independiente de nuestro oficio, debemos conocer sobre marketing y cómo lo podemos aplicar para mejorar nuestro trabajo, es decir, nuestras relaciones, imagen, profesionalismo (reflejado en el valor que agregamos a cada actividad que hacemos), entre otros.

Sin embargo, ¡hay que tener cuidado! En el afán por mejorar nuestras relaciones profesionales, podemos caer en seguir caprichos. Esto puede ser muy grave y no podemos dejar que nos pase, porque el servicio al cliente (externo, interno o inverso) es algo muy diferente a seguir caprichos, y puede crear clientes mal educados y problemáticos que entorpezcan nuestro trabajo.

Es mejor ser sincero, sin miedo y en ocasiones perder “oportunidades”, puede ser que ganemos más dedicando nuestros esfuerzos a cosas que nos pueden generar mejores resultados.

¿Marketing? ¿Personal Branding? ¿Marca Personal? ¿Sí? ¡Sí! Mientras más integremos estrategias de marketing a nuestras vidas, mejor será todo lo que hagamos, dejaremos una Marca Personal valiosa, fortaleceremos nuestra reputación y credibilidad, porque la Marca Personal debe estar apoyada en credibilidad y autenticidad.

Publicado originalmente en el Blog de Julián Bedoya Jiménez

Anuncios

La importancia de las consecuencias negativas

ConsecuenciasEn días pasados, durante el desarrollo de un taller sobre Comunicación en el Trabajo en una compañía del sector químico, se planteaba la siguiente cuestión por parte de una Representante de Ventas:

¿Qué hacer y qué decirle a un cliente “cerrado”? En específico, la situación era que el Cliente tenía problemas con uno de los productos que la compañía le provee, pero se negaba obstinadamente a hacer pruebas de aplicación del producto junto con la Representante de Ventas, y lo que quería era simplemente que se le cambiara el producto por otro lote, porque según él, el problema era del lote.

Antes de entrar a analizar la situación, el Gerente de la compañía quien también asistía al taller, decidió intervenir y dar su opinión al respecto.

El Gerente planteaba que lo mejor para hacer con este tipo de clientes “cerrados”, en una situación como estas, es decirles que se les cambiará el producto (de alguna manera darles gusto), pero planteárselo de la siguiente manera:

“Yo le cambio el producto, pero hagamos las pruebas con el nuevo lote porque, ¿qué haríamos si este vuelve a fallar como el anterior?”

Esta intervención fue inmensamente aportante, y en especial, la solución planteada para la situación problema tiene lo siguiente por resaltar: muestra sobre todo las consecuencias negativas de la solución que plantea la otra persona, e implícitamente muestra las consecuencias positivas de la opción alterna, es decir, la solución que planteamos. Es muy efectivo dar a conocer las consecuencias positivas de la solución que planteas y las negativas de la solución que plantea el otro interlocutor.

Cuando le haces ver al otro, sin contradecirlo ni culparlo, las consecuencias que trae cada decisión, le ayudarás a tomar una decisión más coherente con la realidad y más beneficiosa para ambas partes. ¿Y cómo no culparlo? Hablar con el pronombre Yo por encima del , con esto evitamos culpar al otro interlocutor o dejar toda la responsabilidad en sus manos; porque si no lo evitamos, propenderemos llevar a la otra persona a un estado defensivo que finalmente lo bloqueará.