Ambientación olfativa: más allá del marketing olfativo

Dentro del marketing sensorial se ha hablado mucho del marketing olfativo como herramienta para generar experiencias de marca y lograr recordación de marca en el cliente. A lo largo de los últimos años, grandes marcas, en especial de ropa, lo han adoptado como una de sus principales estrategias y lo siguen haciendo hasta el día de hoy. Asimismo, muchas pequeñas empresas lo han empezado a adoptar hasta el punto de convertirse en algo no tan innovador y difícilmente diferenciador.

Ahora, la ambientación sensorial es un concepto que va más allá del marketing sensorial, debido a que se usa para fortalecer la comunicación y no se limita solo a fines comerciales. Para la ambientación olfativa se pueden utilizar una gran variedad de aromas, ya sea esencias, aceites esenciales u otras sustancias. Asimismo se pueden utilizar diferentes aplicaciones para la difusión del aroma; como lo son solventes y fijadores para aplicación directa, equipos de evaporación artesanal (pebeteros) o incluso equipos programables que permiten dosificar el aroma con una frecuencia predeterminada.

Una vez se ha definido el sistema de difusión hay que definir el aroma que se va a utilizar. Los aromas pueden ser simples: frutales, herbales, florales y maderosos; o pueden ser complejos, es decir, mezclas de aromas simples. Cuando se utilizan aromas simples se presenta en las personas un proceso de búsqueda-asociación-reconocimiento, en el que las personas invierten tiempo y sacrifican concentración en otras actividades por identificar el olor al que están expuestos. En el caso contrario, cuando se utilizan aromas complejos, se evita que las personas inviertan tiempo en la identificación del olor y se va directamente a una estimulación cerebral que mejora la concentración, fortalece los procesos comunicativos y por ende logra un proceso de aprendizaje de alto desempeño y más eficiente al convencional.

La ambientación olfativa se utiliza con fines similares a los de la ambientación gustativa, de la cual hablamos en la entrada anterior, así como se utilizan ambas al tiempo con el fin de lograr una ambientación sensorial más integral. La metodología aquí descrita se ha desarrollado especialmente para aplicarla en ámbitos corporativos, laborales y académicos en busca del fortalecimiento de los procesos comunicativos y de una mejora en las condiciones laborales de las personas.

Síguenos: @InfusionSAS

Ambientación gustativa con infusiones

La ambientación del gusto se puede hacer con un sinnúmero de alimentos, entre ellos bebidas. Las bebidas pueden ser de origen natural o sintético y tener sabores puntuales (sencillos, no complejos) o complejos.

Los sabores puntuales tienen la característica de estimular la memoria de las personas en busca de reconocer el sabor por asociación con patrones de sabores conocidos con anterioridad.

Cuando el cerebro de la persona empieza la labor de búsqueda, durante la asociación y el posterior reconocimiento; invierte tiempo, lo cual es valiosísimo si está desarrollando una actividad que requiere concentración, como lo puede ser una conversación, atender a una conferencia o charla, participar en un taller o incluso una actividad en el lugar de trabajo (v.g. oficina).

Esto se resume en que el nivel de concentración disminuye, perjudicando los procesos de comunicación e inclusive rompiendo el hilo conductor de las ideas que se vienen planteando.

Por otro lado, los sabores complejos tienen la peculiaridad de estimular el cerebro de las personas sin pasar por un proceso de búsqueda-asociación-reconocimiento, lo que se traduce en una estimulación que activa el cerebro y mejora el desempeño de éste, formando nuevos puentes para el flujo de información y finalmente mejorando el proceso de comunicación.

Ahora, obtener sabores complejos es posible mediante la mezcla de sustancias artificiales (sintéticas) o naturales. En el caso de las naturales, a partir del uso de infusiones herbales, florales, frutales o mezclas de éstas.

Vale la pena aclarar que las infusiones son un gran grupo de bebidas que se preparan a partir de hojas secas, flores secas y/o frutos secos y/o tostados cuando se les agrega agua en punto de ebullición.

Es decir, ya estamos muy familiarizados con las infusiones en nuestra vida cotidiana, el té es una infusión, el café es una infusión y así todo tipo de bebida preparada como se describió antes y como se muestra en la Figura 1 son infusiones, las cuales en la mayoría de los casos poseen alcaloides como la cafeína, mateína (mate), teína (té) y otros más que ayudan temporalmente en la restauración del nivel de alerta y la eliminación de la somnoliencia.

Una vez se une el concepto de sabor complejo, que puede ser obtenido a partir de una diversidad de infusiones, con el de ambientación gustativa, se ha desarrollado una metodología de ambientación gustativa con infusiones, en el desarrollo de actividades propias de los ámbitos corporativos, laborales y académicos en busca del fortalecimiento de los procesos comunicativos y de una mejora en las condiciones laborales de las personas.

Figura 1. Clasificación de las infusiones

InfusionesSíguenos: @InfusionSAS